La seguridad social en Europa del Este, Turquía y el Centro de Asia está cada vez más amenazada, al punto que 37 millones de personas se encuentran en empleos vulnerables o en el sector informal, el equivalente a un tercio de la clase trabajadora.

Así lo destaca un informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dado a conocer hoy en Bruselas, Bélgica.

El documento revela que 80 millones de personas han pasado a la clase media desde 2001, de un total de 230 millones, mientras que otras no pueden encontrar empleos dignos ni acceder a la salud y la educación.

La agencia de la ONU atribuyó la situación al lento crecimiento económico de la Unión Europea y Rusia, y a los bajos precios de las materias primas.

La directora regional del PNUD, Cihan Sultanoglu, señaló que muchos países de la región disfrutaban en el pasado de acceso universal a servicios sociales y menores índices de disparidad de género. Pero con la exclusión social en aumento, se empiezan a parecer a sociedades en otras partes del mundo, advirtió la representante.

El estudio insta, entre otras cosas, a reducir los altos impuestos para promover el empleo formal, donde la protección social y el derecho de los trabajadores son más seguros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *