La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) reiteró hoy su petición a todas las partes del conflicto en ese país a volver a centrar sus esfuerzos en la prevención de daños a civiles.

En la presentación del informe trimestral sobre bajas civiles, UNAMA señaló que entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año se produjeron más de 2.500 muertes y casi 5.900 personas fueron heridas.

Esas cifras suponen una disminución del 1% en comparación con las mismas fechas del año pasado.

Los combates terrestres son la principal causa de mortandad de civiles en el país, seguido por los ataques suicidas y los artefactos explosivos improvisados.

UNAMA indicó que la mayoría de víctimas fueron provocadas por fuerzas contrarias al Gobierno, aunque el número de decesos por esta causa se redujo respecto a 2015.

La Misión de la ONU manifestó profunda preocupación por el constante incremento de víctimas entre los niños, registrado a partir de 2013.

En lo que va de 2016 han fallecido 639 niños y 1.822 fueron heridos en Afganistán.

Finalmente, UNAMA notificó un descenso del 12% entre las bajas de mujeres civiles.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *